Publicado en Mundo faerico, Tita

Viaje a mi pasado


Prometí a su abuelo que volvería, sin importar cuanto tiempo pudiera pasar, junto a la misma cerca de piedra que muestra el amplio valle, el mismo arroyo travieso que cobra fuerza en temporada de lluvia e incomunica por días.

No había garzas blancas, tal vez no era el momento. La pequeña plaza cambio un poco, las viejas piedras se han transformado en un kiosco “nuevo”. Cada banca se engalana con un nombre conocido. La iglesia sigue encalada y aún esta adornada con los papeles de las festividades.

Las casas siguen igual que siempre, el camino sigue guardando tantas huellas. El silencio solo se rompe por las risas de los duendes y hadas que se han reunido esta vez para recordarme que la vida sigue ahí. Escondida en algún recoveco de los muros de adobe.

Hada fiel a sus impulsos monta un borrico viejo que ha paseado faéricos por demasiado tiempo. Duende indignado se queja del maltrato al pobre animalillo que sumiso carga en el lomo a unos faéricos risueños.

Ante eso las grandes Hadas se reunen a mediar la situación, alrededor de una mesa llena de viandas de la tierra y del campo. La cuajada fresca, la nata en pan, la leche bronca, las tortillas recién hechas. Así es la vida ahí, el tiempo es solo un pretexto para relajarse, para compartir pláticas amenas, para recordar los momentos vividos una y mil veces.

Hada y Duende han aprendido que la vida no es solo como la conocen, que no hay que acercarse mucho a F1 por que puedes ser aplastado, que las borregas balan lastimeras. Que los corrales tienen vida propia. Que apesar de los fierros de herrar un burro siempre esta dispuesto a ser ensillado para pasear niños.

Ahí en ese lugar me doy cuenta de que el tiempo se ha detenido y lo único que me ha hecho entender eso es una hilera de lápidas que guardan los restos de aquellos que un día me ofrecieron su tiempo, sus abrazos, su amor y sus consejos. Ahí reposan todos, uno junto a otro de frente al valle. Ahí se tiene conciencia de lo que es el silencio, roto solamente por algún trino que se lamenta del ocaso.

Hada y Duende han visto un poco de lo que yo viví, han caminado por ese mismo sendero, solo una probadita, un atizbo de lo que lleva cargando esta Palomilla azul.

Más de Tita:

  1. Viaje a mi pasado
  2. Recuerdos
  3. La casa
  4. Hombres de mi tierra
  5. Volvió a suceder
  6. Abuelo
  7. Mirada al viento
  8. Si el olor se guardara
  9. Recuerdos de Tita
  10. Sabores
  11. De mi tierra
  12. Sorpresivo recuerdo
  13. Desde la tierra de Jauja
  14. Esa querencia por la tierra
  15. Noventa años son un largo camino
  16. Ese polvo de mi tierra
  17. Versos de antaño
  18. Las cosas que me fascinan de Tita
  19. De vuelta al todo
  20. Días para Tita
  21. Vuelvo de Jauja
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

2 comentarios sobre “Viaje a mi pasado

  1. Un viaje al pasado, con el presente a un lado, hay tantas cosas que reconozco, en tantas son similares, sólo lograste regresarme al pasado y recordar al “canelo”.

    Mis tíos se dedican al negocio de la leche y el queso, estuvieron vendiendo un tiempo en el D.F. pero ya no regresaron por que el precio bajaba mucho y no obtenían ganancia.

    Pero cada que venían con las platicas en la mesa a la hora de la comida la niña que fui escuchaba y se maravillaba con las anécdotas, el contar de esas vidas que ya no existen.

    Buen día

    Pues eso de regresar al pasado es una buena catarsis, por mi parte volví al lugar más hermoso del mundo, sin importar el polvo y el adobe

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s