Publicado en Tita

Hombres de mi tierra


Afuera, se escuchaba el trajín de los hombres a caballo, dirigiendo el ganado a pastar. Las fuertes voces que se saludaban, todos unidos por lazos de sangre, de trabajo arduo, de honor.

Hombres del campo, de manos ásperas, humor fuerte, piel curtida. Hombres de la tierra, unidos a los ciclos naturales, respetuosos y orgullosos de sus cultivos.

Esos hombres sabían recorrer los caminos, abrir surcos, observar las nubes, predecir las aguas, matar culebras. También escoger la jugada limpia en el dominó o en las cartas, apostar en las carreras, pelear con gallos.

Contaban historias, reían y poseían la antigua sabiduría que hacía girar el mundo.

Pero se han acabado, todos ellos.

Simón, Manuel, Jesús José, Socorro, Toribio, Jorge, Juan. Uno a uno yacen bajo tierra, en la colina que da al valle, todos juntos como siempre, inseparables.

Esos fueron, son y serán dentro de los límites del tiempo, los hombres de mi tierra.

Más de Tita:

  1. Viaje a mi pasado
  2. Recuerdos
  3. La casa
  4. Hombres de mi tierra
  5. Volvió a suceder
  6. Abuelo
  7. Mirada al viento
  8. Si el olor se guardara
  9. Recuerdos de Tita
  10. Sabores
  11. De mi tierra
  12. Sorpresivo recuerdo
  13. Desde la tierra de Jauja
  14. Esa querencia por la tierra
  15. Noventa años son un largo camino
  16. Ese polvo de mi tierra
  17. Versos de antaño
  18. Las cosas que me fascinan de Tita
  19. De vuelta al todo
  20. Días para Tita
  21. Vuelvo de Jauja
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Un comentario sobre “Hombres de mi tierra

  1. Hombres con nombres que supieron ganarse ese derecho:
    llarmarles hombres de tierra…
    Uno de esos hombres me llevaba de la mano para regalarme galletitas con cobertura amarilla y rosa, otro me regaló una vez una bolsa de dulces de leche que duraron un suspiro y su sonrisa en el féretro me acompañó por largos meses, otro me daba una bendición con blasfemias frente a la plaza, otro acabó seducido por una cuerda y una viga…cada uno de los siete me regaló algo. Es un honor para mi nombrarlos.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s