Publicado en Bibliotecaria, Mundo faerico, Reflexiones de la Palomilla

Frutos que pensé perdidos


“La verdad me ha dado un susto tremendo, me sentía más perdida que oveja en el llano.”


Y es que luego de varios años de trabajo intenso, por fin creo que algo rendirá unos frutos que creí perdidos, sin embargo sólo los había dejado que vivieran lejos de mí y ahora regresan a darme un aire nuevo.

En una ocasión a mi compañera S y a mí se nos ocurrió que lo que hacíamos no era suficiente ante la presión que los programas de Formación de Usuarios que se vieron drásticamente sustituidos por un término que habíamos aprendido súbitamente: “Alfabetización Informacional”.

Sonaba lindo. Alfabetizar, alfabeto, alfa, beta… comenzamos con un proceso de “investigaciones previas” que nos llevaron a trabajar en un programa bastante escueto que nos permitiera enseñarles a nuestros usuarios el manejo adecuado de las tecnologías de la información (TICS).

Entramos en una etapa de seducción con el Departamento de Educación Continua y a Distancia de nuestra institución. SUBA-DECAD un perfecto maridaje. Así inició la primera etapa de TyMI.

Pero la intensión no quedó ahí, ahora queremos saber más. Descubrir que tan honda es la brecha entre los docentes (migrantes digitales) y los alumnos (nativos digitales). Así que retorciendo un poco el mundo comencé a trabajar en un instrumento que me facilitara las cosas.

El asunto es que la apatía, la burocracia, la falta de un equipo de trabajo comprometido y consolidado (por que mi compañera se jubiló) hicieron que convirtiera en un proceso semestral rutinario la capacitación de los maestros que ofrecerían los cursos a todos los estudiantes en los primeros semestres de la universidad.

Hoy por fin, luego de muchas revueltas, la vida me ha obligado a desempolvar mis apuntes y mañana entregaré un trabajo que pensé mi salida y cierre de un ciclo. Pero la ley de la atracción es inevitable, recibí de nuevo la opción de revivir ese viejo TyMI y transformarlo en un programa para Docentes.

Entonces recordé una frase de la película “Freedom Writers” donde la maestra les pregunta a los alumnos que si quiénes de sus amigos que han muerto por causa de las pandillas han dejado escrito algo de su vida.

Tan fuerte resuena esa frase que estoy retomando de lleno ese proyecto para dejar algo, una pequeña semilla que algún día me traerá nuevos y más hermosos frutos.

P.D. No sólo yo estoy retorciendo el mundo, aquí hay más personas que intentan hacer lo mismo: Alfiniberoamerica


Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s