Publicado en Mundo faerico

Lo escribió mi madre


¿Cómo llegar a casa?

Saucillo, Chih. 2 de Octubre de 1969. Nunca olvidaré esa fecha en que fui “invitada amablemente”  a dejar la escuela, por los sucesos de todas conocidos. Pues como dice mi esposo: “En esa época, por ser estudiante pensante, era peor que ser un delincuente”.

Con diez pesos y otros  pocos que pudiera haber tenido, llegué a Parral a casa de A. M., con la que viajé a esa ciudad y su madre amablemente me dio cobijo.

Tristes y con muchos sueños truncados, al segundo o tercer día de estar ahí, salimos al centro de la ciudad. Caminábamos y por fin nos detuvimos frente al cine Alcázar a mirar la cartelera.

Por azares del destino y con gran sorpresa, vi a través de un espejo la figura de mi padre que salía en ese momento

¡Estaba salvada, podría regresar a casa! Mi padre viene a la Normal a preguntar por mí y claro, ¡Le prometieron las perlas de la virgen! De regreso llega a recogerme.

La pregunta aún queda en el aire: ¿Cómo llegaron aquellas cuyo destino era Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, etc?

Compañeras y amigas, felicitémonos porque a pesar de las visicitudes de la vida y después de tantos años podamos reunirnos una vez más.

E.G.G.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Un comentario sobre “Lo escribió mi madre

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s