Publicado en Mundo faerico, Reflexiones de la Palomilla, Tita

Vida nueva


Hoy llegó Regina al mundo, es un día de fiesta en el cual todos nos regocijamos. Una mujer más en nuestra familia.

Es que las mujeres de mi familia son portadoras de la generosidad y la abundancia, comenzando por mi Tita, que en su rostro hermoso lleva todas las sonrisas y las lágrimas de los partos. Su cuerpo es la representación de la sabiduría, la mujer paleolítica, abundante y entregada. La que sabe.

Regina lleva consigo una hermosa herencia, guardada en la tierra, herencia que nos habla de surcos en la tierra, de hombres a caballo, de duraznos maduros, de balares, mugidos, cacaraqueos y gruñidos.

De montes verdes, arroyos y acequias, de pan de levadura, maizcrudos, ruedas, chuales. De olor a comida, de ollas humeantes, de trajín cotidiano.

De raspones curados con amor, de leche bronca, de luciérnagas, de días enteros llenos de risas, de granadas dulces, de ate de membrillo.

Sus tías saben transformar la comida en alimento no sólo para el cuerpo, entienden el poder de una taza de hierbanís, de tarde de masa y horno, de café y también de árboles y plantas.

Quizás no pueda llegar a verlo de esa forma, porque le ha tocado ser prisionera de la urbe de asfalto y concreto, pero su sangre está mezclada con la tierra.

Mi Tita lo sabe y se alegra, todas lo sabemos.

¡Bienvenida Regina!

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s