Publicado en Cuenterías

IV. Dígame usted


Lady in red by Godlike

Fuente de imagen: My modern met

El pasado y el futuro son sólo espejismos, el eterno presente es el que carcome.

Las voces del viento, esas que aterran junto con la Tramontana, tan antiguas que su lenguaje es inintelegible para mi. Dígame usted maestro, si existe acaso alguien quien pueda interpretarlas. Llegan sin previo aviso y murmuran cantos en las oquedades e intersticios.

Cosa extraña es el viento, no alcanzo a comprenderlo. A veces llega tan tranquilo, como una caricia, levantando apenas alguna hoja del suelo, casi imperceptible. En cambio otras desata su furia, estrellándose con fuerza en los cristales, torciendo los árboles, haciéndo crujir las puertas.

Así también son los seres de viento, llegan colándose por las rendijas, renovando el ambiente, luego cambian de rumbo, son tan frágiles. Dígame maestro, ¿es posible atrapar al viento?

El maestro vio balancearse las hojas de los árboles, sonrió y le dijo. Mejor intenta convertirte en viento.

Dígame usted   IIIIIIIVVVIVII

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s