Publicado en Ars

Lo que pueden bordar sobre una piel las palabras


El beso. Gustave Klimt

Fuente de Imagen: Web museum Paris

Nunca había leído poemas de Tomás Segovia, pero posee una maestría para conseguir ese estado íntimo entre el lector y sus letras.  Mismas que reflejan emosiones que oscilan desde el desencanto, al amor.

También la expresión tan delicada y gentil, ante un acto personal, la capacidad de administrar y ordenar las palabras para llegar a un punto en el que todos podemos soñar.

Entre los tibios muslos te palpita…

Entre los tibios muslos te palpita
un negro corazón febril y hendido
de remoto y sonámbulo latido
que entre oscuras raíces se suscita;

un corazón velludo que me invita,
más que el otro cordial y estremecido,
a entrar como en mi casa o en mi nido
hasta tocar el grito que te habita.

Cuando yaces desnuda toda, cuando
te abres de piernas ávida y temblando
y hasta tu fondo frente a mí te hiendes,

un corazón puedes abrir, y si entro
con la lengua en la entrada que me tiendes,
puedo besar tu corazón por dentro.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Etiquetado:

Un comentario sobre “Lo que pueden bordar sobre una piel las palabras

  1. Interesante, sobre todo la combinación tan delicadamente precisa de poner El Beso de Klimt.

    Saludos y bendiciones
    Palomilla-chan

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s