Publicado en Apocatástasis

Acoso


La imbecilidad no tiene límites. La historia es sencilla, pero acaba convirtiéndose en una bola de nieve.

Individuo X, con esposa e hijos, de pronto se despierta con la idea de que debe cambiar y de los miles de personas que existen en esta ciudad, decide que yo soy la indicada.

¿Indicada para qué? Uno nunca sabe cuáles son las intenciones de los demás. En fin, la historia se había detenido cuando claramente se pone un alto a la situación.

Lo laboral no se mezcla con lo personal. ¿Hay alguna disyuntiva con eso? ¡En fin! El individuo X neutralizado y mi vida tranquila.

Pero la psicosis, los antidepresivos, la presión y no sé que otras estupideces existenciales detonaron algo nuevo en su mente retorcida.

Decidió vigilarme, venir a mi casa. ¡Creo que soy un ser que tiende a la amabilidad! Pero las cuentas claras y el chocolate espeso. El asunto se le salió de control.

Aseveración 1: ¿Puedo venir a tu casa en la madrugada?

Respuesta: Obvio que no, pero a un ente psicótico hay que tratarlo con gentileza porque cualquier alteración puede detonar en alguna estupidez.

Paso necesario: Alerta nivel uno de paranoia, consulte a sus amigos y comente el caso, uno nunca sabe cuando pueden aparecerle los demonios.

Aseveración 2 un par de días después, entregando un papel con varias preguntas: ¿Tienes novio, amante, etc? ¿Por qué llegas tarde? bla, bla, bla

Respuesta: Obvio que ni siquiera se toma uno la molestia de contestar.

Paso necesario: Consulte a su abogado, a seguridad y detone automáticamente sus antenas de paranoia exacerbada nivel máximo.

Aseveración 3 al siguiente día: Un poema y un estúpido papel con la frase “Marry me”

Agravantes: llamadas constantes a la oficina que me niego a tomar, insistencia de ingresar a mi oficina en cuanto me encuentro sola, le pido enérgicamente que salga de mi oficina y le digo que llamaré a quien sea necesario.

Paso necesario: Alerta máxima, paranoia extrema, abogada en el teléfono. Orden de restricción en caso de ser necesaria lista para generarse.

El día de hoy una visita inesperada: llega su esposa, el individuo amenaza con “dejarse morir”, “con dejar el trabajo”. ¡Qué chantaje más idiota!

La mujer me dice que no sabe que hacer, cómo podrá mantener a sus hijos. Le digo: ¡Quiérete mucho, no eres la primera ni la última! Hay muchos sitios donde pueden ayudarte.

La verdad la rabia me llena. ¿Cómo se atreve siquiera a maltratar de esa manera a su familia?¿Con qué calidad se le ocurre presentarse de esa manera ante ellos sin que se le caiga la cara de vergüenza? ¡Eso es cobardía!

Hoy mi familia se ha preocupado, mis amigos están alerta, mi paranoia al límite.

Paso siguiente: Notificación con la autoridad para que tomen cartas en el asunto.

Moraleja: Nunca permitas que un imbécil, intente acercarse a tu vida. Para eso utiliza todas las vías legales para mantenerlo alejado de tí.

Escribo esto para que lo sepan, para que cuando todo tome su curso, no sean sólo palabras, para que la gente así de enferma, asuma la responsabilidad de sus actos.

Escribiría más, pero esta rabia me aniquila.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Un comentario sobre “Acoso

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s