Publicado en Bibliotecaria, Reflexiones de la Palomilla

c. Aventuras en la FIL


putumayobus

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Mentiría si digo que todo fue miel sobre hojuelas, era ese cansancio del alma, ese juego interminable con los sentimientos, el tristísimo observatorio de tentaciones que desfilaban ante mi mirada.

Entonces una voz conocida acompañada de música sonó al final de un pasillo, ahí en la esquina envolvía el ambiente, alegrando el espacio. Los metales, las percusiones, las cuerdas y las voces perfectamente armonizadas llenaban mis oídos. Era Omara P. ortuondo, no me cabía la menor duda.

Efectivamente, me topé de lleno con un álbum que decía “5 leyendas de Cuba”, en el que con letras claras se leía: Elíades Ochoa, Compay Segundo, Ibrahim Ferrer, Omara Portuondo y Rubén González. Sonidos que llenaban no sólo el ambiente sino mi cabeza y mis pies que comenzaban a moverse y el corazón latiendo fuerte, intentando controlarse por la sorpresa.

Me alejé por los pasillos con la idea de conseguir ese material cuando al final del pasillo, me topé de lleno con un hermoso camión cuyo diseño bien conocía. Ahí también sonaba la música, pero ésta era de Putumayo Records y una melodía también conocida llamada Buda.

¡Colmo de colmos! Ahí estaba yo, con el corazón partido, la música envolviéndome y los ceros de mis cuentas diluyéndose en una taza de café que de pronto se volvió amarga.

¿Qué elegir?

Ambas opciones eran demasiado para un sólo día, suficientemente atractivas, emocionantes, fulminantes. Así pasillo a pasillo tuve que decidir por uno u otro.

Es desconsolador saber que uno es un simple perico-perro-avecesmaceta que está a merced de la crudelísima realidad numérica. Qué en este mundo matraca es necesario conseguir una suma adecuada para ir cumpliendo caprichos musicales, filmicos y biblográficos.

Eso sucedió ese día en particular, pero en este instante aún me siento como si estuviera frente al autobus mientras escucho con una mezcla de nostalgia y alegría la voz de Ibrahim Ferrer que canta un guaguancó titulado “Todavía me queda voz”

¿Bailamos?

AVENTURAS EN LA FIL

A

B

C

D

BOCADITOS

Aventuras en la FIL, 2015

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s