Publicado en Mundo faerico, Tita

Sorpresivo recuerdo


betunadas

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Ahí, ante mis ojos,  vi la inocente bolsita de aluminio que en su interior podría guardar unos objetos interesantísimos no vistos por mí en varias décadas. Mi padre me dijo que la compara. Yo tenía miedo de decepcionarme al abrirla. Sin embargo fue mi padre quien la compró para mí.

Abrí con sumo cuidado la bolsa y al hacerlo, de su interior comenzó a despedir ese olor particular, afrutado y dulce que me hizo regresar a mi infancia.

Me transporté en el tiempo encontrándome dentro de la fresca tienda de pisos y estantes de madera, el enorme mostrador con la tosca báscula de fierro y la placa metálica al centro. Las cortinas que daban a la cocina moviéndose por el viento y afuera el ruido de los caballos y las personas que trajinaban de un lado a otro.

Mientras, yo sentada al lado de Toribio mi abuelo, que me decía que me quedara quieta.

Escuché claramente el sonido de las fichas del dominó sobre la placa de metal, las voces alegres de los hombres que estaban atentos al juego y el olor a tabaco.

La voz de mi tío Juan que me obsequiaba un montón de galletas coloridas, rosas y amarillas que comía con gusto mientras pasaban las fichas sobre el mostrador.

El sabor dulce en mi boca, la alegría de un verano como tantos más. Los hombres de mi tierra juntos al atardecer, reunidos comentando los pormenores del día, mientras lanzaban pieza tras pieza.

Todos esos recuerdos estaban herméticamente guardados en una inocente bolsa metálica, colocada en un estante de la tienda. Llegué feliz a casa y comencé a repartir las galletas. A mi hermana, a mi madre, a Tita, quienes reconocieron también ese sabor y compartieron conmigo la alegría del descubrimiento.

Es curioso como tantos recuerdos pueden desbordarse en un bocado, los hombres de mi tierra capturados en el olor y el sabor de una galleta betunada.

Más de Tita:

  1. Viaje a mi pasado
  2. Recuerdos
  3. La casa
  4. Hombres de mi tierra
  5. Volvió a suceder
  6. Abuelo
  7. Mirada al viento
  8. Si el olor se guardara
  9. Recuerdos de Tita
  10. Sabores
  11. De mi tierra
  12. Sorpresivo recuerdo
  13. Desde la tierra de Jauja
  14. Esa querencia por la tierra
  15. Noventa años son un largo camino
  16. Ese polvo de mi tierra
  17. Versos de antaño
  18. Las cosas que me fascinan de Tita
  19. De vuelta al todo
  20. Días para Tita
  21. Vuelvo de Jauja
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Un comentario sobre “Sorpresivo recuerdo

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s