Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Lunatique, petit bibliothéque


“Et Eärello Endorenna Utulien.

Sinome maruvan ar hildinyar

tenn’ ambar-metta –

Tolkien

extremo1

No recuerdo si es Quenya o Sindarín, sólo la promesa de una nueva era en donde los humanos tomen el contro. ¿Aterrador no? Es que ayer fue aniversario de Tolkien, hubiera cumplido 121 años.

Esto a colación, porque desde hace varios días quiero volver a leer el Silmarilion sólo por el canto de Beren y Luthien quizás se deba a que pienso que sólo los que se han enamorado así y han descendido al infierno, saben que al volver a ascender, el mundo cambia radicalmente de color, el sol se opaca y la cicatriz en medio del pecho sigue supurando y el torniquete se abre de vez en cuando. Es esa sonrisa torcida en el espejo, cuyo reflejo es tan ajeno que aterra. Esa masa brillante de unos ojos que han mutado hacia una luz oblicua luego de haberse adaptado a la inmisericorde obscuridad.

Dos razas de creaturas totalmente distintas, unidas por un sentimiento que quedará siempre en el platonismo, el ideal eterno y perfecto.

Igual puede haber sido culpa de Murakami, cuyos textos cerraron y abrieron este año, además que nos hace jugar con la realidad, trastoca nuestras ideas y nos obliga a preguntarnos si en nuestra “normalidad” no existirá otro yo que vive simultáneamente una vida paralela de lo más alucinada.

Es atreverse a caer de cabeza sin arnés a mundos de contraste, seres “humanos” multidimensionales, donde nada puede llamarse normal, sin embargo la vida les sucede a los normales.

Vemos personajes que de pronto aparecen y desaparecen dejando un abismo o un espacio para la reflexión. Podemos identificarnos quizás con esa tristísima búsqueda personal que nos arrastra de pronto un día luego de salir al trabajo.
Así estas absurdas y abrumantes ideas luego de que me llamasen lunática:

“Nunca deje de soñar

la quiero así, imaginativa y lunática

vaya a los cuernos de la luna

 ponga un columpio

y tómese una botella de vino”

A. M. 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s