Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Cuando nos quedamos sin Morfeo


“En casos así, basta con llamar por teléfono pasadas las 3 de la madrugada y despertar simbólicamente a alguien que esté sumido en un sueño apacible y semiótico”

Murakami, H

AlexAlemany

Fuente de imagen: Alex Alemany

Pues con el tiempo uno aprende a entender el insomnio. A veces basta con ordenar el intento de ideas que van surgiendo sin ton ni son, algunas otras es preciso dejarse llevar por la sensación agobiante del tropel de ideas.

No digo que sea resignación, simplemente es ese entendimiento ante lo irremediable, como aquel viejo amigo al que se puede acudir aún cuando pasen años sin verlo, sin embargo parece que apenas se hubiesen distanciado.

Las sábanas fungen de mortajas temporales y de lienzo para ser bordado de retazos de palabras, ideas, imágenes, sentimientos que no podrán ser utilizados nuevamente.

Es la obscuridad que se vuelve nítida, los ojos comienzan a adivinar las figuras de los objetos, la gestalt hace lo suyo y se pueden distinguir figuras perdidas entre las sombras, así como la impostergable exaltación del sentido del oído.

Ahí se vuelve latente la posibilidad de acabar enviando mensajes a puntos geográficamente distintos, también se apuesta a la de recibir contestación. En la más afortunada de las ocasiones, podrá tenerse quizás una breve (o no tan breve) charla con algún otro ser afectado por el mismo mal.

Ambos tendrán entonces un alivio temporal ante el abandono de un Morfeo que se ha mudado a otros lechos más acogedores, incluso con miras a no presentarse en algunos días, en las mejores de las circunstancias.

En caso contrario, luego de unos minutos aparentemente interminables, llegará la certidumbre de la soledad como única compañera ante tan arraigado mal.

Sin embargo…

Existe ese punto de unión entre esa conciencia y ese espacio breve en el que se flota al borde de ésta. No se tiene la certeza de estar despierto ni dormido. Quizás el vértice de este asunto quede saldado cuando por fin tenemos oportunidad de entender que lo que en realidad sucede, es que nos es imposible despertar.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

2 comentarios sobre “Cuando nos quedamos sin Morfeo

  1. Morfeo suele ser bondadoso con las personas que saben tratarlo.
    Antes, Zaratustra dijo que era dichoso quien sabía esa virtud. Conocer el sueño era virtud.
    Perdonarse diez veces antes de dormir para que así, el sueño encontrara en espíritu merecedor de dicha dicha (valga la redundancia).
    Todo un arte.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s