Publicado en Mundo faerico, Reflexiones de la Palomilla

Permíteme que te hable de Cri-Crí


“La luna garampiñada quitando estrellas salió a brillar”

Soler, F.

Érase aquella forma de hechizar que inició allá a finales de los años 30’s, cautivó a miles de niños, luego sembró su maravillosa semilla en los hijos de esos que alguna vez fueron niños y así hasta ahora.

Entonces los chavales se congregaban al rededor de un enorme aparato que emitía programación en vivo, hoy los artilugios tecnológicos nos permiten escucharlo casi en cualquier lugar.

Hada pregunta que si de niña me gustaban las canciones de Cri-Crí, le digo que no sólo de niña, hasta la fecha me fascinan. Ella y yo podemos cantar a voz de cuello la triste frustración de la Negrita Cucurumbé o reñir a Teté por querer enamorarse de forma prematura.

Es que Francisco Gabilondo Soler, supo combinar con maestría no sólo diversos ritmos musicales, sino también tejer cuentos hechos versos y además plantear una lección que ahora nos hace reflexionar.

Sus discursos ingeniosos se encuentran llenos de esa crítica social, especialmente ante los formalismos de los adultos que gustan hacer demasiado intrincados los hechos simples tales como en Encuentro con un publicista, en Triste  fin de una promoción o en Otro país que no está en el Atlas con frases como estas:

“Había previsto dificultades pero lo terrible era haber logrado entrar al país de la fantasía y carecer de ideas”

“Esta singular nación no es monárquica, ni dictatorial, ni demócrata, ni socialista, ni sociatonta, Estados Paralelos de América son una República estrábica”

Sus melodías han sido interpretadas por cantantes de la talla de Plácido Domingo y Mireille Mathiu, Eugenia León y Voz en punto.

Aquí un video de Voz en Punto:

Pero ese personaje que quizás nos recuerde un poco a la pequeña conciencia de Pinoccio, llamado Pepe Grillo fue mucho más brillante que muchos. Conocía variadísimas estructuras musicales, podía transportarnos desde el minueto al tango, pasando por la polka y el cha-cha-cha.

A través de su música podía sentirse el apasionamiento que le provocaba crear y estar siempre en contacto con esa parte lúdica que la mayoría de los adultos van adormeciendo con el trajín cotidiano.

Sin embargo, el mensaje de Cri-Crí va más allá, mas acá y por todos lados donde aún pueda uno encender un aparato de sonido y preguntara: “¿Quién es ese que anda ahí?”

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

3 comentarios sobre “Permíteme que te hable de Cri-Crí

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s