Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Mi lenguaje, mi mundo


“Como yo, ella ama las palabras y las personas que saben servirse de ellas”

Beauvoir, S.

“Y con tu palabra podrás regresar a la quietud, al principio donde nada es, donde nada está, donde todo lo creado vuelve al silencio”

Esquivel, L.

shot-palabras

¿Cómo podemos explicar el mundo si no conocemos las palabras? Inquietante asunto es ese de las palabras; es que son el vehículo del pensamiento.

Como lo menciona Ruiz, M. (2002) en el Primer acuerdo: “Sé impecable con las palabras”. Lamentablemente pocas personas ponen atención a las forma que expresan verbalmente. Cada vez es más común ver que aún los más jóvenes poseen un vocabulario sumamente reducido. Aunado a esto, tampoco se fortalece la capacidad de expresarse a través del lenguaje escrito.

Como seres humanos todos tenemos fallos y definitivamente yo no soy una experta en lenguaje, ni en escritura, pero creo que como profesionista y como profesional de la información, es necesario poner mucha atención a lo que se expresa.

¿Qué sucede? Pues que poco a poco, vamos reduciendo nuestro mundo, tan limítrofe, que en unas cuantas frases acaban las conversaciones, los temas son en su mayoría superfluos y faltos de imaginación.

Todo esto a colación, porque el día de ayer adquirí unos productos en la agencia que fabrica pan.  En la parte inferior de la nota de venta dice:

“Para conocer el aviso de privacidad del grupo. Lo invitamos a ACCESAR a nuestra página de internet”

Sin embargo esa palabra no existe en el Diccionario de la Real Academia española 22 edición. Lo correcto es decir: ACCEDER. Así que les hablé para dejarles mi comentario, en el cual dejé claro que siendo esa una empresa que representa a nuestro país, no sólo a nivel Nacional, sino a todo latinoamérica, deberían fijarse en la redacción de esa anotación. Imagínense los cientos de notas de venta que se expiden diariamente.

Por lo menos ellos me respondieron,  ya que hace unos años, me dí cuenta de algo similar en uno de los libros de Carlos Montemayor (la verdad no recuerdo si fue en Las armas del Alba o en Las mujeres del alba), en el que se relata que a Carlos Montemayor le encantaba escuchar “áreas”. Así que les escribí para comentarles que el texto se refería a ARIAS, algo completamente distinto. Eso fue hace años y aún no recibo ningún comentario de la casa editorial.

Así que sigo con mi acuerdo 1: “Sé impecable con las palabras” y por favor le pido a quien lea cualquiera de los textos que publico en este y otros sitos,  que me corrijan en caso de que cometa algún horror garrafal al momento de intentar traducir mis pensamientos y otorgarles alguno que otro harapo de palabras.

OJO: ACCESAR

Forma considerada incorrecta por la RAE del verbo acceder, que se emplea para expresar ‘acceso a sistemas informáticos’. Lo correcto es ACCEDER, yo accedo, el accede, ella accede…

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s