Publicado en Bibliotecaria, Reflexiones de la Palomilla

Entre el presente y el siglo XVII


“Todos somos memoria del mundo, todos somos información” 

López Ruelas, S.

Mi profesión, esa que a muchos les resulta tediosa, aburrida e innecesaria. Esa que amo y que no sólo me ha permitido aprender los amplios meandros que debemos recorrer, también me ha permitido viajar y compartir momentos maravillosos con colegas nacionales y extranjeros.

Es que el bibliotecario contemporáneo, está dentro de ese grupo de profesionistas, que saben manejar información, pieza clave en este mundo lleno de accesos en múltiples soportes.

Hace días las Jornadas Mexicanas de Biblioteconomía de la AMBAC, me llevaron esta vez a la hermosísima ciudad de Morelia, en el estado de Michoacán.

Ahí en el recinto del Centro de convenciones, tuve la oportunidad no sólo de aprender, de ver los avances en recursos informativos, consultorias, mobiliarios y producción documental en nuestra área, sino también de compartir opiniones y descubrir que en muchos sentidos tenemos avances significativos acorde con las necesidades nacionales.

En estas Jornadas, me di cuenta de que la labor social del bibliotecario toma un papel preponderante, en una época de infoxicación y donde las bibliotecas  deben llegar a ser parte viva dentro de una comunidad.

Maureen Sullivan Presidenta de la  American Library Association (ALA) fue incisiva al expresar el papel del bibliotecario como ente de inclusión en las comunidades. 

También se habló sobre Legislación tanto de Bibliotecas, derechos de autor como acceso a la información y protección de datos.

Un punto importante que se ha venido tratando, es sobre programas de Fomento a la lectura y por supuesto Alfabetización Informacional.

Vinculados con el séptimo arte, estuvo el interesante, Cine debate, en el cual disfrutamos de FAHRENHEIT 451, basada en el libro de Ray Bradbury, dirigida por el  francés François Truffaut, en la se muestra el amor del bibliófilo que defiende hasta la muerte su derecho a leer y del biblioclasta encarnizado que tiene como misión destruir todo libro impreso. Además de un conflictuado Montag que acaba convirtiéndose en un hombre libro.

Entre las presentaciones más importantes estuvo la de “México en la Memoria del Mundo: una valoración del patrimonio documental” que ofreció Sergio López Ruelas, quien presentó una muestra de los documentos que nuestro país ha podido incluir en este proyecto de la UNESCO y que son una muestra de nuestra memoria, de nuestro México multicultural y rico en tradiciones.

Por eso Morelia, que forma parte del Patrimonio cultural de la humanidad, fue el escenario perfecto, en el que uno regresa al siglo XVII y da un salto al siglo XXI, en el que la información es un insumo imprescindible y forma parte de nuestra memoria viva.

Calles empedradas, arcos, óleos, contrafuertes, juglares…

A pesar de todas las carencias en lo que a asuntos bibliotecarios se refiere, ser bibliotecaria en una Institución de Educación Superior, es hablar de estar en un alto peldaño, que me ha permitido tratar con colegas desde bibliotecas de aula, hasta de prestigiosos centros de investigación.

 Soy nueva en esto, apenas nueve años formales de apasionamiento en dónde me di cuenta de que a futuro, me veo ejerciendo esta hermosa profesión y recorriendo nuevos espacios en los que las voces de los bibliotecarios se puedan escuchar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s