Publicado en Cuenterías

Mujer que sabe latín…


Ni se casa, ni tiene buen fin.

“In libro libertas”

“Ad astra per aspera”

silencio-colores

Érase entonces, que se le otorgó el poder de la palabra y al usarla se dio cuenta de que con ésto, tenía la capacidad de transformar el mundo.

Decidió entonces hilar frases. Aprendió que con algunas de ellas podía sanar, que con un murmullo tranquilizaba las almas atribuladas, también que si las usaba discretamente, podía hacer que los demás soltaran sus propias palabras para formar nuevos cantos.

Bordó historias que fue esparciendo sobre los alimentos, aprendió a orar aún sin sonidos y descubrió que por más que el silencio tratara de engullirla, no había nada que pudiera callar las palabras que resonaban en su mente.

Un día, murmurando ciertas frases, deslizó las palabras sobre un papel, ahí se marcaron por sí solas, como si supieran exactamente qué lugar debían ocupar.

Así comenzaron a llenarse de trazos, casi cualquier superficie que estaba a su paso. Eran tantas las ideas que buscaban con desesperación las palabras que mejor les dieran vida, que su cabeza se convirtió en un torbellino acelerado, que levantaba todo a su paso y lo lanzaba hasta un lugar en el que los ecos soñolientos  ralentaban un poco su camino.

Era entonces ella, la que tenía que buscar un orden, dentro de ese caos que se iba haciendo más y más grande. No le bastó con sus ideas, sino que fue diciéndoles a las demás que también ellas poseían el poder de las palabras, que éstas era útiles en todo momento si sabían usarse con discreción.

Así las demás olvidaron el silencio, se atrevieron a usarlas para expresar lo que sentían. Dejaron de ser sigilosas sombras de cautiverios ajenos y llenaron de murmullos, oraciones y cantos todo a su alrededor.

Ella sonrió satisfecha y comenzó a despedirse de sus propias palabras. Sabía que podía descansar, las frases bordadas en el mundo habían rendido frutos y seguirían siendo útiles para combatir ese silencio que tanto tiempo le había sido impuesto pero que ahora era parte de un pasado remoto.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s