Publicado en Cuenterías, Las que saben

2. El límite de las palabras: segundo mundo oscuro.


image_26501

Fuente de imagen: My party planner

Caes como Alicia, la madriguera parece no tener fin, hasta que el tiempo te lleva a ese azul. Es el satín cubriendo tu cuerpo, intenso y suave.

Apenas tomas conciencia y los pies se deslizan sobre la duela brillante. Alcanzas a ver tu reflejo; ese espejo cómplice que justo se despliega frente a ti. Apenas te reconoces con esas leves ondas y el tocado azul sobre tu oreja izquierda.

Escuchas una voz que te es familiar, no sabes precisar dónde la has escuchado, pero es tan cercana, pareciera que cubre todo el lugar, inundandolo con un toque dulzón.

La imagen se va haciendo cada vez más nítida, tus pasos abren brechas, construyen mundos que alzan paredes color hueso. El brillo del piso recién pulido, el brillante sonido de la trompeta y el tono oscuro de una voz entonando el estribillo:

“I don’t know why I should
He isn’t good, he isn’t true
He beats me too
What can I do?”

La conoces. La sorpresa te detiene al borde del templete. Ves los atriles, los estuches, las partituras abiertas y el sonido te arrastra.

Al otro lado de la pista alguien te observa, impecable en su vestimenta, cuida hasta el último detalle y cuando las notas llegan a un punto de seducción insoportable, se acerca hacia ti y te lleva de la mano al centro de la pista.

Es una coreografía que has creado y conoces a la perfección. Es el azul que se va convirtiendo en una niebla fresca, que los va envolviendo al ritmo de la melodía. Fitzgerald, oscureciendo su voz, convirtiéndola apenas en susurros que impregnaron la noche de magia.

No importa ya que estés soñando, tan sólo te dejas llevar al compás de las notas, unos brazos cálidos te envuelven y ese mundo va convirtiéndose poco a poco en un fragmento, un breve atisbo del terreno onírico en el que estás.

Es el azul, el toque dulzón del vino, la noche cubriendo los sueños, tus sueños.

El límite de las palabras:

Primer mundo oscuro

Tercer mundo oscuro

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s