Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Gustos


Copia de palomilla-WEBFuente de imagen cortesía de Brunóf

A estas alturas de mi vida, puedo decir que me gusto.

Son esas pequeñas cosas que hacen que todo valga la pena.

Me gusta, mi desnudez, con todas sus marcas, sus colinas y sus oquedades.

mi sonrisa, que a veces dice mucho más que las palabras.

mi cabello con sus puntas rebeldes y alocadas.

Me gustan mis labios reaccionando al tacto de tus dedos,

el calor que desciende lleno de caricias,

las letras que me abren universos en cada página,

las ideas revoltosas agitándose en mi cabeza.

la lluvia que ha estado humedeciéndonos el alma.

Me gustan mis pasos y mis berrinches, el café por la tarde y también la soledad que me cobija cuando más la necesito.

La incertidumbre de tu recuerdo que llega y se mete en mi cuerpo y me sacude hasta hacerme recordar que aún llevas una parte importante de mí.

Me gustan mis desvelos, mis amaneceres acompañados, la música incesante y los bailoteos absurdos al ritmo de la música estridente.

La oscuridad de mi casa, el silencio de la noche, las llamadas y visitas a deshoras.

Me gusta el no tener qué, sino el quiero y el sabor seco y dulzón del vino que humedece mi boca.

Es que me extrañaba tanto y me encontré en el verano
 que no quiero volver a extrañarme nunca más.
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s