Publicado en Cuenterías

Agua


“Por mucho que me esfuerce en no mirar, no puedo evitar sentir la mirada de las lunas en mi piel”

Murakami, H.

AlexAlemany

Fuente de imagen: Alex Alemany

Agua,  todo se vuelve agua, como si de pronto mi cuerpo mutara. Me acerco lentamente al espejo, únicamente veo sombras.

El ventanal se cubre de gotas pero estoy adentro, sintiendo que la piel se ablanda y escurre dejándome desprotejida.

Quiero voltear a verme, pero me aterra descubrir que puedo ver las cosas a través de mí, como un vidrio opaco.

Tiemblo, intentando calmar esta angustia, el sentir que me voy disolviendo mientras siento que unas lágimas brotan incontenibles por mi rostro.

¿Aún tengo rostro? La pregunta me sacude.

Quizás no alcance a darme cuenta cuando todo acabe y el fin de mi existencia sea únicamente un charco que se irá secando sobre el suelo.

Entonces, sólo entonces, dejaré de estar mudando de piel, mientras me pierdo contemplando la luna desde este lado de un espejo tan opaco, que ni siquiera permite que vea mi reflejo.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s