Publicado en Cuenterías

Anemoi


Le inquieta por las noches un mar negro, casi malvado, y piensa en el viento que lo castiga sin cesar” 

Poniatowska, E

10945969-rosa-de-los-vientos-en-perspectiva-con-textura-viejo-del-grunge-del-vintage-que-representa-un-simbol

Fuente de imagen 123RF

El viento tiene muchos nombres, pero a veces se materializa y viene a mover la noche, a darle una frescura con ciertos tintes de melancolía.

Un asunto grave, si logra mezclarse con el fuego. Ambos elementos que al estar en contacto arden, pueden ser terriblemente peligrosos.

Pero, resguardada de sombras y cubierta de noche, la bruja desata su cabello, silencia su mente y en el lenguaje antiguo, cobijado de murmullos dice:

¡Bóreas, Noto, Céfiro, Euro, manifiéstense!

Así de forma sucesiva soplan:

Mistral

Tramontana

Gregal

Levante

Xaloc Siroco

Migjorn

Garbi Leveche

Poniente

El murmullo va cesando, y en el espacio sagrado para los conjuros aparece el cristal que resguarda el hechizo.

Ella sonríe y guarda ese precioso objeto entre sus ropajes, muy cerca de su pecho, alimentado por el latido de su corazón.

Para controlar los elementos, es necesario llamarlos por su nombre. ¿Cuál será tu nombre?

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s