Publicado en Ars

Ciudad surreal


Así en medio de la plancha de asfalto, y unas cuantas gotas de lluvia, se fueron materializando las figuras. Fue interesante darse cuenta de qué existen detonantes para sacudir fibras sensibles del cuerpo.

La materia densa llega a dar la sensación de ligereza, las lineas sinuosas y delgadas parecieran contrastar con los relieves llenos de geometría y símbolos que forman parte inherente de nuestra sabiduría ancestral. Híbridos fantásticos antropomorfos, atrapados en cárceles oníricas.

Lunas y soles, rostros altamente expresivos, crines y caudas sinuosas. El bronce pareciera palpitar bajo el sol y sacudirnos. ¿Qué es eso tan fascinante y al mismo tiempo primitivo que oscila entre el encanto y el rechazo? Es la forma mágica de darle forma a algo tan intangible como una idea, un sueño, un suspiro e irle otorgando un vehículo para que cobre vida propia.

Leonora y sus figuras terribles, fantasmagóricas. Confieso que me dan miedo, ella y Remedios Varo provocan un grado de terror en mi. Pero ese estado surreal llegó a conmovernos, en este desierto que a veces peca no sólo de aridez sino de indiferencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuente de imágenes: Palomilla Apocatastásica

Esculturas de Leonora Carrington

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s