Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Esa mujer


 “Una lucha eterna entre una memoria y otra memoria opuesta”

Murakami, H.

como-un-arbol-viejo-pero-llenito-de-manzanasTítulo: Como un árbol viejo, pero llenito de manzanas.

Autor: Denis Nuñez Rodríguez

Fuente de imagen: Pintores Cubanos

Permitámonos honrar y respetar nuestros cuerpos por lo que hacen en lugar de despreciarlos por su apariencia.

Esa mujer se desnuda, se despoja del burdo disfraz que lleva cargando tanto tiempo, de ser esa que vive para todos, que atiende a todos, que es a la vez espejo y reflejo de otros.

Esa mujer se desnuda y con su desnudez se da cuenta de que los años pasan y ella seguirá ahí dentro de ese cuerpo, como envoltura inacabada, esperando que le broten las alas y logren llevarla a nuevos espacios.

Esa mujer se desnuda y se descubre ordinaria, envuelta en piel y marcada de imperfecciones. Siente su desnudez suficientemente bella y ligera, que la celulitis, las estrías y la piel abultada son parte de su paso por este mundo arcaico.

Esa mujer se desnuda y se ve en el espejo como ajena, dentro de una lejanía que la despoja de sí misma para volverla un producto social, de un ser que se niega a dibujarse todos los días un rostro nuevo, con el fin de resaltar lo que es, olvidando que a final de cuentas, eso no es tan importante.

Esa mujer se desnuda dándose cuenta de que lo externo es un accesorio pesado, un intento vano por cubrir las carencias que la rodean, la histeria que la vulnera, la ira que la transforma, la metamorfosis de la mujer en diosa, madre, guerrera, amante o bruja.

Esa mujer se desnuda y se sabe completa, su cuerpo ha sido patria de cuerpos extranjeros, receptáculo de vida, fuente de sueños, regazo de consuelos.

Toda su ordinariez, su finitud, su imperfección, su flaqueza, su rabia, se ven compensadas con el brillo que tiene su mirada cuando se concentra en algo, cuando se muerde el labio y se hunde en sus pensamientos, cuando le llega el apasionamiento, la obsesión por desentrañar hasta el colmo lo que le interesa.

Su contradicción es llevada al límite, oscilando en tierras extremas, siendo maniquí, mueble, pero también siendo pensamiento, palabra o idea.

Entonces siente, late, vibra, se vuelve agua y fluye con el mundo para volver a la tierra convertida sí misma y recuperar el rostro que le pertenece, no ese que se han empeñado en dibujarle.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s