Publicado en Cuenterías

Estallido


¡Ay corazón que quedaste varado en un arrecife de tinta y papel!

Bai YiluoFuente de imagen: Art-it Asia.

Autor: Bai Yiluo

Prometí no hablar de tí, dejar de quererte. Arrancar de una buena vez los recuerdos que se fueron anidando. Abrí mi pecho, deseando cercenar de tajo ese latido, que me arrastra cada atardecer hacia tí.

Me busca, no sólo tu recuerdo. Tus palabras también me buscan y el latido acelerado de madrugada. Pero algo se ha roto últimamente, sentí hace días el frío en el pecho y el hueco del corazón-granada.

Fue un crujido ronco y las esquirlas salpicando las sábanas.

Tal parece que por fin, fue el último trámite.

No queda nada.

Sólo algunos restos en un frasco completamente azul.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s