Publicado en Las que saben, Mundo faerico, Reflexiones de la Palomilla

La única democracia


“Al menos los humanos tienen el buen juicio de morir”

Zusak, M.

I. Honrar a los ancestros Familiares

Hada habla de lo “injusta” que es la muerte, luego de haber elaborado papel picado de colores y flores de papel crepé. La muerte aún le pesa, pero le digo que por el contrario a lo que ella cree, la muerte es lo más democrático y justo que existe. Además de que es una puerta (o una ventana) hacia algo nuevo.

No importa la creencia que se tenga, sino el hecho de que la muerte nos ha privado de la presencia de algunas personas importantes en nuestra vida, quizás muchas que sólo entran en la categoría de conocidos, luego otros tantos en parientes y los que más duelen son los que están muy cerca.

Pero la familia sigue siendo parte importante y en días como estos se agradece la oportunidad de ir a visitar las tumbas de aquellos que quisimos y de los que ahora sólo tenemos un brevísimo epitafio y una fría tumba que no nos resuelve nuestras dudas.  Y aunque pareciera algo difícil de concebir, aún nos queda el motivo para seguir adelante y al salir del cementerio, perdernos en la muchedumbre y saturarnos de esos olores a comida, flores, inciensos, dulces que nos recuerdan que aún cuando detrás de esas bardas quedan los restos de los que partieron, la vida sigue su inexorable curso.

II. Breve introspeccion sobre el altar de muertos

Los días se vuelven más fríos, oscurece más temprano y este año ha acumulado más recuerdos. Aún nos quedan preguntas sin respuesta y ahí siguen los huecos de los que en esta vida fueron importantes para nosotros.

Así, el sincretismo cultural se vierte en un símbolo con elementos prehispánicos, posteriormente cristianizados. ¿Qué buscamos con el delicado ejercicio de ofrecer asilo por una noche a esos espíritus que nos visitan. Ayer en Samhain el velo que une los mundos se volvió difuso, las velas y el incienso fueron guías, hoy se completa el círculo con el juego de colores, símbolos, niveles, alimentos, luces y otros elementos que hacen de puerta idónea para compartir un poco más allá de este mundo.

La lista es larga y se puede hacer tan sencillo o tan complejo como uno desee. La verdad hace años que no hacíamos eso, quizás unos siete años atrás, aquel noviembre en que los faes participaron felices acarreando todo lo necesario.

Confieso haber tenido que reaprender a hacer las flores de papel y que nos costó más trabajo imaginar el resultado en los papeles coloridos, pero valió la pena.

Así construimos este pequeño altar, que aroma nuestro hogar, lo llena de luz y abre espacio para que nuestros cuatro invitados lleguen sin problema.

Quizás mañana, encontremos algó maravilloso sobre el altar o se nos ocurra que se ve mejor de tal o cual manera. Lo importante es recordar y definitivamente aquí a ellos se les recuerda.

altar1Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

El camino de regreso a esta apocatástasis en:

-De vuelta a lo salvaje

-Gritos internos

-Inquietud

Instante azul

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s