Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Crónicas del fin


“A partir de ahora te llamarás el Lector de sueños. Ya no tendrás otro nombre”

Murakami, H.

Ser un lector de sueños, dejar que tus retinas sean cortadas, privarte de la luz del sol. El lector de sueños, por lo tanto es aquel que entra a un mundo nuevo, por ser el portador de un código único que le permite interpretar lo que se ha preservado. No importa si es a través de las páginas de un libro, o en el cráneo de alguna bestia.

Sé un lector de sueños viejos, quizás un poco estropeados por el tiempo, el polvo y el olvido. Porque un lector de sueños vibra con lo que aprende y lo que aprehende. Sus límites no son los que están dentro de esa muralla que ciñe el mundo, sino precisamente lo que va más allá.

Por eso los sueños se plasman de algún modo en los soportes que les podamos ofrecer. Pese a que el mundo onírico posee su lenguaje propio, nos es dado recubrirlo de intensidad, de palabras, de sonidos, de colores, de texturas.

Sé también un lector de sueños nuevos, proporcionales a éstos un soporte más suave, quizás una prenda de vestir, un sorbo de vino, un marco, una hoja, un suspiro.

Sólo entonces, cuando llegues a ser un lector de sueños, el sacrificio de la sombra cobrará sentido, cuando se sabe que formamos parte de un sólo ser.

20070415084037-libro-almohadaFuente de imagen: Libros con historia

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s