Publicado en Hada imagina, Mundo faerico

Aceptación


Pieter-Claesz---VanitasFuente de imagen: Pieter Claesz

Hada es aún pequeña, a veces pareciera que por estar muy alta, es más grande de edad, pero no, un Hada tiene también su lado frágil.

Así que aún no concibe el pasaje incierto de un mundo hacia el otro, la muerte sigue causando mella. Primero con seres pequeñitos, como Cosi, Lola  y Paola, luego seres importantes como su tío y su bisabuela.

Ahora se enfrenta nuevamente con ese desprendimiento involuntario, una despedida que no puede concretar, limitada a un féretro en medio de una iglesia, a un ramo de flores, a la familia reunida. Esta vez no hubo para ella más acercamiento, no quiso arriesgarse a esa partida, a un ser que ya no volverá. Un pasillo vacío, una voz que se volverá tan sólo un eco lejano.

Pero, no es posible contener el sentimiento por la pérdida, por eso Hada, entre las sombras que la cobijan, se desborda con una serie de cuestionamientos y dudas sobre la existencia. Deja rodar sus lágrimas y suelta a boca de jarro todo lo que la agobia, haciendo el intento de entender lo que pasa más allá.

Entre suspiro y suspiro se aferra a mí y comienza muy bajo a cantar: “Niña cuando yo muera, no llores sobre mi tumba”. Es entonces cuando la vence el sueño. Le doy un beso con la promesa de que al siguiente día, saldrá de nuevo el sol.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s