Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Aromas de melancolía


“Pero eran pensamientos sin palabras, pensamientos tan difíciles de comunicar como un olor del que uno a duras penas se acuerda, o como un color que se ha soñado”

Ende, M.

portinicolettaeu1Fuente de imagen: Nicoletta Tomas Caravia

Cada vez que abro mi caja en donde atesoro los corchos de botellas de vino, me inunda un olor placentero y melancólico de tantas y tantas noches de grandes amigos.

Se apropia enteramente de mi cuerpo una calidez indescriptible, se mezclan sin sentido risas, abrazos, música, besos, susurros, películas, penumbra y también oscuridad.

Es increíble como de objetos tan pequeños, que llevan escritas las fechas y palabras clave que no siempre se asignan con cordura, se puedan desprender historias, recuerdos, anhelos y hasta tristezas.

No recuerdo cuándo decidí comenzar con esta manía, porque al principio sólo era un cúmulo de corchos y luego se fueron llenando de números y letras.

Ahora se desparraman sobre mi cama y redescubro la maravilla en esas cosas tan simples de la vida, como volcar una caja llena de instantes.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Un comentario sobre “Aromas de melancolía

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s