Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Descubrimiento, la ceniza


“Me abracé a él, llorando a las mujeres – ciertas mujeres – incapacitadas para encontrar solas su interioridad, porque lamentablemente, yo soy una de ellas, de las que no logran, sino en el reflejo de otra. Porque no he sabido mirarme de frente, porque he necesitado de otra femineidad – aunque fuese mi opuesta – para hacer mi propio relato” 

Serrano, M.

palomillayoFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Y me descubro de nuevo entre las letras, que son también las de las ancianas que me soportan. Soy Fabiola, madre de Andrea, hija de Esperanza, nieta de Papala y Tita.

El día que me di cuenta que no soy una madre perfecta, que no tengo porque controlar todo lo que sucede en mi trabajo, tampoco en mi casa, y que no pasa nada si yo no asumo la labor de capataz, ese día aprendí a respirar con libertad. Ahora sólo busco llenar MIS PROPIAS expectativas.

Como la Ayla que lleva en sus títulos el don de curandera, así yo, una Palomilla, mi tótem, mi guía, que cruza la noche, que se acerca tímida a los días.

Soy la que requiere reconstruirse del barro, moldeado por las manos de las mujeres, pero sobre todo de mí misma y hacer las paces con la mujer que tantos años negué.

Que porqué leo últimamente a las mujeres: porque fue necesario desandar el camino, borrar el dolor y aprender de él, regresar primero al corazón y acorazarlo, lo suficiente para hacerlo fuerte y era la única manera de reconciliarme con la mujer que soy.

Porque las palabras de las otras la sanan, son sus espejos, como caleidoscopio, como tapiz con el perfecto trazo del camino que la conduce hacia sí misma.

Se reencuentra viviendo, en búsqueda de su propio bosque, que lleva cultivando muchos años, el que surgió en una época de dolor y derrota, pero sobrevive.

Soy, la que pide que todo lo que está dormido despierte, ya es hora. Escarbé no solo entre los huesos, sino en la médula, en su cueva, en las lunas tan rojas como vivas, en Arthemis que coronó la noche.

Encontré que las cenizas aún tienen rescoldos y que el fénix es posible.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s