Publicado en Cuenterías

Un hombre


 Escribiré conjuros en tu espalda, en tu pecho, en tu entrepierna.

Bailaremos a diversos ritmos.

Alejados del tiempo.

Yves Klein Fuente de imagen: Yves Klein

Es la bendición de que haya aún hombres como tú, que van caminando en una línea paralela, que no constriñen, que saben qué hacer con las palabras, con las manos y con el tiempo.

Son ya años desde la noche que supe eso, tuve la certeza en todo el cuerpo. Tú no lo sabes, pero eres clave, un parteaguas, un cambio, el aire fresco.

Sin que lo sepas, me has enseñado tanto de mí, con todos esos trazos que diseñas mientras nos hundimos en la desnudez, en el descubrimiento compartido, nos extasiamos en el olor y aún así tenemos afán de bromear y de charlar como si el tiempo se detuviera.

¡Cuántas veces me preguntaste que si en esos años hubieramos sido algo! La respuesta es la misma: No. Entonces éramos demasiado jóvenes. Fue necesario aprender y reaprender, fue necesario que me perdiera por años. Pero no importa. Valió la pena el tiempo, nos reencontramos en una edad en la que la vida tiene muchos colores.

Pero también sé que nuestros caminos seguirán así, paralelos. Eso también es de agradecer, porque conservamos la sorpresa de que de pronto aparezcas y sonrías.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s