Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Casi se nos acaba


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Faltan sólo unos días, se redujo irremediablemente el calendario. Heme aquí, esperando con una inusitada paciencia.

No voy ha decir que todo fue malo, pero si fueron asuntos complejos los que tuvimos que sortear. Entre dolor y dolor, una alegría. Mi baúl de alegrías casi vacío, tiene que comenzar a juntar trozos de experiencias que me permitan seguir avanzando.

Agradezco a la vida, a los faes, a mi familia, a mis amig@s y a mi amiga y terapeuta, sin ellos no tendría referencias para poder saber si voy avanzando o he caído en la ataraxia.

Este año también fue de viajes, menos que otros años. Conocer Tuxtla fue una experiencia hermosa, nunca en mi vida había visto tanta vegetación, mis pupilas querían guardar todo. También mi visita a León, en donde pude escaparme al museo y a la biblioteca pública central.

El paso tan importante para mi hermana, en el que todos participamos y también este trayecto lleno de sustancias, catéteres, agujas, decaimientos. El accidente de mi Tita. Mis choques. Las pérdidas de mis tíos, tan prematuras, tan secuenciales.

Dwende y Hada también tuvieron sus complejidades, especialmente esa separación con el Dwende, que me hizo comprender tantas cosas erradas en mi existencia y me dio nuevos motivos para reaprender, ajustar y seguir.

Pero la reunion con los primos y el tan esperado viaje a nuestra Jauja, me hacen entender una vez más, como mi querido Konstantin me lo ha dicho tantas veces: La única constante, es el cambio.

Un año de soledad necesaria, de alejamiento de muchos de mis amigos. De perspectivas, de aguante, de desapejo y liberación.

Reaprender que no estoy para cumplir las expectativas de nadie, que mi felicidad es mi responsabilidad, que hay cosas que deben sanarse para sanar también el futuro que se abre ante mí.

Así que gracias (me es complejo escribir los nombres de todas las personas importantes), a tí, a tí y a tí. Que estuviste a mi lado aún en la distancia más grande, en la noche más oscura, en el llanto más incontenible.

Gracias por estar y continuar ahí.

Palomilla con alas de palabras

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s