Publicado en Mundo faerico, Tita

Vuelvo de Jauja


Tita 2015Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Todo sucedió en Jauja en varios pasos:

I

Anoche las manos de las mujeres trabajaron juntas. Cada quien aportó algo delicioso. Alimentaron a todos los presentes. Amo las manos de todas ellas, que se van bordando instantes, no sólo unas a otras, sino en todo lo que tocan.

El reloj gira diferentes y la mesa se va cubriendo con el festín, las risas y las horas se alargan.

Tita ríe, a pesar de sus dificultades, está feliz.

Sus manos ya no preparan nada, sino que recibe la cosecha en toda su abundancia.

II

Las manos de Tita son nudosas, su piel es apenas una capa transparente, sus venas son surcos como los de la tierra.

La voz cascada que ríe, que cuenta historias, que recita, que dice adivinanzas.

Tita, nuestra querida Tita, que se asoma por la puerta, que se queda pensando en su niñez. La que abrazó a su abuelita de la cintura y que cuando tuvo que voler con sus padres decía que en su casa ni el sol alumbraba.

A la que su papá le decía que bajaba la ladera como una “chiva loca”.

Tita de nixtamal, de trigo, de requesón y cuajada. La plena, la del sorbito de café negro y galletas.

Con pasitos demasiado cortos y los dedos inmóviles en el ahora. Tita y su silla de ruedas pero con el ruidito de sus pies arrastrando las pantuflas.

¿Cuánto tardará mi pierna en componerse?

Y los recuerdos de sus casi 100 animalitos de corral y los gatos siempre presentes.

Y yo, enseñándole el jaguar de Tuxtla, la catedral de Morelia, los pastes de Pachuca.

Ella quedó en las fotos de anoche, sus blancos cabellos con sencillos broches y el perfume.

III

Gracias enormes a esa triada de mujeres que ve a los faes como parte de su camada, entre los cachorros y que las tres abren no sólo sus casas sino sus corazones A mi tía J, que no para, es torbellino, es vida y especialmente a la madre de madres, al centro del clan, a la de las manos hacendosas y que ahora recoje abundantes cosechas de cariño: Tita, la matriarca y puntal del clan. Aho hasta todos los confines, por las manos de todas esas mujeres-madres-hijas-hermanas. Mi raza, mi verdadero credo. )O( Bendiciones de Jauja.

Más de Tita:

  1. Viaje a mi pasado
  2. Recuerdos
  3. La casa
  4. Hombres de mi tierra
  5. Volvió a suceder
  6. Abuelo
  7. Mirada al viento
  8. Si el olor se guardara
  9. Recuerdos de Tita
  10. Sabores
  11. De mi tierra
  12. Sorpresivo recuerdo
  13. Desde la tierra de Jauja
  14. Esa querencia por la tierra
  15. Noventa años son un largo camino
  16. Ese polvo de mi tierra
  17. Versos de antaño
  18. Las cosas que me fascinan de Tita
  19. De vuelta al todo
  20. Días para Tita
  21. Vuelvo de Jauja
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s