Publicado en Cuenterías

Caostidiano


En mi cuello tallo, abundan las flores. Húmedas y gustosas de tu tacto.el-sol-y-la-luna

Fuente de imagen: Mistic Blood

La luna se pega a tu cuello. Aprendí a quererte en lo cotidiano, en el despertar, el desayuno compartido, el juego erótico bajo la regadera.

Nuestros pasos sonando en la banqueta. Es que más allá de las grandes teorías, tu presencia en lo cotidiano va llenando mi mundo. Aprendí a describir con mis dedos tu rostro mientras duermes, a buscar tu piel tibia como remedio contra la soledad y el frío.

Por eso es la latencia que nos sigue uniendo, cada vez que vuelves a mí y tenemos el tiempo preciso y precioso para reconocernos.

Tus manos mi abrigo, tus besos el antídoto contra la demencia.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s