Publicado en Cuenterías

También de amor


 “Por mucho que trate de enterrar lo ocurrido en su conciencia, algún día puede emerger inesperadamente”

Murakami, H.

corazónFuente de imagen: Aqua Sixio

Tenía los ojos grandes y expresivos. Siempre me gustó la facilidad con la que hacía amistades. Era de las que estaba en todo grupo, evento u organización. Quizás envidiara un tanto eso.

Nos alegraba con sus ocurrencias. La conocí en varias facetas, quizás la más triste, al llegar a la ciudad y saber de la pérdida de su hermana menor. Por eso sé de las mandarinas.

Me he acordado de ella porque hace un par de días vi a un joven que trabajó con ella. En algún lugar tengo una foto donde estamos juntas y también un par de muchachos en la posada del trabajo.

En cambio me gustaba verla alegre, especialmente cuando me platicó que estaba enamorada. Era una relación algo compleja, él allá (no demasiado lejos), ella acá. Pero las cosas se ajustaron y llegó un punto en el que tanto amarse y odiarse rindió frutos.

Muy animosa me platicó que tenía ya una casita que irían pagando poco a poco y que pronto se casarían.

Las cosas no funcionaron de esa manera. Él murió poco tiempo después en un aparatoso accidente. Ella quedó con todo ese amor-dolor guardado.

Los que la conocimos, fuimos testigos de cómo ese amor la fue consumiendo. Se apagó su mirada, sus ilusiones también quedaron bajo tierra.

Recuerdo bien la tarde en que fui a visitarla. Parecía otra persona. Por fortuna me reconoció, su madre dijo que tenía ya tiempo hospitalizada y que los doctores no sabían que ocurría.

Le regalé un libro y ella comenzó a leerlo al revés.

Fue la última vez que la ví. El doctor le dio a su madre un término impronunciable que la iba a mantener en un estado en el que poco a poco se iría consumiendo.

Ella se fue, no tuve valor para ir a su funeral. Pero si de algo estoy segura es que el amor que tanto guardó, fue el culpable.

In Memoriam: A. S.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s