Publicado en Cuenterías

Necrotóxico


6. ManosFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Estoy ahí, en ese campo abierto, veo mis manos. De pronto siento un pinchazo en el dedo índice de la mano izquierda. Ahí, un gusano oscuro y cubierto de filamentos se desliza, se pierde entre la maleza.

Corro a casa, las yemas de mis dedos comienzan a tornarse grisáceos. Veo asustada cómo se necrosan.

Ruego a mis padres que me lleven al hospital, pero algo me indica que si no detengo pronto esa destrucción de mi cuerpo, no duraré mucho.

Me despido, les digo que los quiero y que les digan a mis hermanos que también a ellos los quiero.

Una idea extraña me cruza por la cabeza. En un recipiente vierto una abundante cantidad de vinagre blanco, sumerjo mis dedos que ya han perdido varias falanges.

El daño se detiene, cuando menos por un tiempo.

Todo se desvanece, sólo perdura la angustia. Abro los ojos, mi mano aún adormecida reacciona. Los trucos oníricos volvieron a hacer de las suyas.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s