Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Uno mas


sesion 19 Fotografía cortesía de L05T, edición Cherry Steam.

A esta hora, se ha abierto una nueva oportunidad de avanzar, luego de los 365 días anteriores. ¿Qué he descubierto? Ha sido uno de los años más difíciles pero aquí estoy, agradecida.

Tengo la fortuna de que a mi lado caminan seres hermosos, unos unidos a mi por la sangre, otros por la vida, pero todos valiosos.

Este año trabajé el dolor, para irlo transformando en salud; el desprendimiento que aún es algo que debo trabajar; también la humildad, la tolerancia y la paciencia.

Ví a través de otros ojos, sentí otras vidas y me hundí en el infierno nuevamente, para poder alzar los ojos y ver las cosas desde otra perspectiva.

Ya son treinta y siete. En este viaje he conocido a pocas personas, pero me he quedado con las más valiosas, porque acepto en mi vida únicamente a aquellas personas que me hagan crecer. No puede una pasar la vida arrastrando cargas ajenas.

Redescubrí que en mí está la palabra, como un medio para sanar. Curiosamente a través de ese medio recibí los regalos más maravillosos que pude haber recibido. Mis padres y mis herman@s me regalaron su tiempo, y lo plasmaron en tinta y papel.

Todos caemos, lo importante es volver a levantarse. Aún siento el terror de la vulnerabilidad, de la imposibilidad de hacer algo para proteger a los que amo. El sentimiento de ver al Dwende lastimado, de escuchar la realidad cruda del médico hacia mi madre. Pero esos golpes hacen que nos cimbremos y volvamos a reconstruirnos. Gracias a M, quien tiene las palabras más acertadas y me ayuda a escarbar entre los huesos.

Mis amigas y amigos han estado ahí presentes, aunque este recorrido ha sido un tanto paralelo, las perpendicularidades se siguen llenando de risas, de libros, de proyectos, de afectos, de sororidad. Tantas cosas compartidas que se van consolidando.

Redimensioné eso que llaman “amor de pareja” (hay muchos tipos de amor como para limitarlo), porque no es una necesidad, amo mi soledad en ese aspecto. Me siento plena como persona y valoro muchísimo mas la libertad de vivir a mi manera.

Volví a ver a mi Tita, para quien no me alcanzarían las palabras, son tantas cosas que ella representa, que basta verme en sus ojos para regresar una y otra vez al lugar más tranquilo del mundo. Cuidarla cuando menos unos pocos días, me hizo más sensible al momento en el que yo misma pueda llegar a depender de esa manera de alguien más.

Así es, cerca de mí (aún en la distancia), están las personas que me aman y que amo, las personas que me nutren con sus palabras, aún cuando soy un ser parco y tiendo a cobijarme en mi casa.

Agradecimiento, es lo que siento el día de hoy, para eso, tampoco bastan las palabras.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s