Publicado en Cuenterías

Parvada artificial


20. NubesFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

La tarde sofocante nos lleva al zaguán, ahí estamos, chicos y grandes, en la algarabía que nos carateriza.

Escucho un sonido extraño, que me lleva hacia calle. Alzo la vista, no comprendo que lo provoca, hasta que alcanzo a ver una sombra que va ondeando, como una gran serpiente, un río en el cielo.

Avanza veloz.

Miro con mas detenimiento, no puedo creerlo, un montón de objetos chatarra, se avecina, volando y cayendo como una gran vandada de aeronaves, como aves furiosas.

No tengo idea de dónde han salido.

Corro, al porche, intentando llegar lo más pronto posible al zaguán, para advertirles, para pedirles que se cubran.

De pronto, todo silencio, mis oídos aturdidos me hacen trastabillar. Segundos de angustia.

Me espabilo, a mi espalda, esparcidos en la calle, trozos de fierro, plásticos, tornillos, vidrios, también sobre los techos de las casa, los patios, los jardines.

Siento calor en la mejilla, algo escurre. Sangro, es un corte profundo.

Otras personas, igual de atónitas salien, intentando comprender lo sucedido. Nada, sólo el silencio cayendo pesado sobre nuestro mundo infinitesimal, incomprensible.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s