Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Giremos


anciana_sabia

Fuente de imagen: Globedia

El cuerpo se llena de ritmo, los sonidos van subiendo por los pies, las piernas, las caderas, la cintura, el pecho, los hombros, los brazos, las manos. La sonrisa se muestra plena.

Son como oleadas, que se mueven desde adentro, haciendo que todo se convierta en un lugar privado y una comunión con la vida que nos hace vibrar.

El percutir es pretexto. Un aplauso, el ritmo del tambor, una superficie plana, todo sirve. Más cuando las mezclas son de acá y de allá.

Estas semanas han sido de danza, en el Omawari, con los Mezcaleros, con los Aztecas, hace una semana con las jóvenas, las que saben y ahora conmigo misma, porque en mi territorio, nadie juzga, ni pregunta, ni limita, por el contrario, así como las paredes se pueden llenar de color, los espacios se vuelven tablados, escenarios, zonas lúdicas.

Porque el danzar sana y todos podemos hacerlo, sin importar la edad, la complexión, los gustos, es que en la danza todo se vale. Es suficiente con tener un cuerpo, un latido, un fluir y dejar que poco a poco se acostumbre al ritmo que se prefiera. No se requiere ser bailarín, o haber tomado horas y horas de clases. Es necesario algo muy simple: Querer hacerlo.

¿Cuándo fue la última vez que bailaste para ti? Baila para tí, para sentir, para vibrar, para girar. Te invito a hacerlo esta noche de luna…

Aho )O(

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s