Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tanatos

1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?


∞UN PEQUEÑO DETALLE∞

Morirás.

Zusak, M.

Papala, la que curó no sólo cuerpos, sino almas y ayudó a “bien morir” a los agónicos. Papala amó sin reservas, desde las plantas a quienes cantaba y platicaba cada día, hasta a las almas de los difuntos a quienes sabía ofrecerles luz.

2308930572_dec16ded1f

Fuente de imagen: Sobre leyendas

¿Qué me trajo aquí? ¿Por qué la muerte?

La muerte, ese concepto, la circunstancia. Tanto se habla de ella; se nos presenta a diario de muchas maneras. Estamos saturados de muerte.

También la cama como el centro, el barco de la vida, donde inician y terminan ciclos. La cama como nuestro trasatlántico que nos recoge de la nada y a ella nos devuelve.

Nos toca la muerte de cerca y es preciso que el doliente se redefina a partir de sus pérdidas, para poder seguir viviendo. Porque la muerte tiene muchas caras: emocional, social, física, olvido. Ayla fue condenada al olvido, su tribu le dio la espalda, la volvió invisible. Ayla volvió de esa muerte una vez, la siguiente supo que era definitiva.

La muerte es también desprenderse del personae, pero la humanidad busca la trascendencia, ahí el verba volant scripta manent, que quiere perpetuarse, esa, quizás, es la muerte más  temida: el olvido. Si nos perdemos, será también como perder la honra de nuestros ancestros, la necesidad de conservar la esperanza de volver a verlos o que regresarán.

La muerte es el ejemplo de la finitud, somos finitos con aspiraciones infinitas y no hay un dolor más grande que el de cada quien, la pérdida de sí mismo, la pérdida del mundo.

Asumo que el nombre es importante, así que ésta es la que soy el día de hoy:

Soy un ser en transición, escarbando entre los huesos, soportada por las ancianas. Soy clan, y me preparo para cumplir con esta etapa de desapego que ha empezado hace meses.

Soy la que encuentra un nuevo sendero que me llevará a unas cuantas respuestas y muchas preguntas. Respuestas nuevas a preguntas ancestrales.

Soy la que se busca a sí misma, a la vez, la que se reconcilia consigo misma, con su historia, con su herencia. La que agradece a la existencia la diversidad, la identidad disipada por los años, por los roles arcaicos, por los estereotipos cuadrados. Soy la que se deconstruye y se reconstruye, la de la apocatástasis.

Soy la que atesora su libertad y que aprende ahora a escuchar más fuerte la voz de la muerte que cada noche le susurra bajito al oído.

Palomilla con alas de palabra.

Soy la mujer, la bruja, la diosa.

Soy clan.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s