Publicado en Bibliotecaria, Reflexiones de la Palomilla

Distancia: Desde el antes, hasta el hoy


“Le impactaba siempre la manera fortuita y misteriosa en que se forjaban los destinos” 

Druon, M.

Muchos kilómetros de distancia y cada salida resulta una aventura. Alguna vez, un vuelo donde los relámpagos iluminaban el cielo, porque no es lo mismo ver las tormentas desde las nubes. Otras hundirse en la oscuridad y cubrirse de estrellas.

Un subir y bajar en un trasbordo ¡al mismo avión!, otras en soledad. Luego, de vez en cuando un aeropuerto donde te dicen que no hay taxis, en esa ocasión, casi creí que mi premonición de dormir en el aeropuerto se volvería realidad. Por fortuna un buen samaritano compartió el vehículo conmigo. En otra ocasión, la lluvia torrencial retrasó el vuelo y se rompieron las ruedas de la maleta. No es mucho, tampoco nada. La vida es bondadosa conmigo y mi trabajo me ha permitido estos aprendizajes.

Hoy entre personas que se han cruzado en mi camino, aprendí un poco más y sobre todo, creo que debo darme tiempo de entender los porqués de mi vida. Un círculo más de mujeres tan diversas y valiosas que desde octubre del año pasado, me han abierto las puertas y han depositado en mi trabajo un voto de confianza.

Es la distancia que nos permite ver la realidad desde otra perspectiva.

Los pensamientos se sucedieron porque, tan lejos, a 1,400 km de distancia, es el mismo lugar, pero no la misma situación. Es cierto que tenía una leve intención de verte, pero ahora no eras lo más importante.

Una vez más recorrí los caminos luego de las arduas jornadas, a veces sola, otras en compañía de ellas que han venido de diversos estados del país.

Mis ojos se llenaron de colores y también de lágrimas. Todo lo terrible de septiembre se adormece unos cuantos días y me permite sacar mi humanidad a la luz, a la vida. El cielo y paraíso de las librerías, el dolor de Ayotzinapa que sigue latiendo, la magestuosidad del maestro Buonaroti, la risa y las charlas tan diversas, tan sentidas. Hasta la travesura de nuestras catarsis colectivas.

¡Ea que la vida sigue! Es definitivo que a veces cuesta demasiado abrir los ojos y salir de la cama, pero Frankl nos dice que mientras existan motivos, hay esperanza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s