Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tertulianas, Tita

Del antes


Me gusta recordar la casa de mis abuelos, el pueblo querido.  Verme de nuevo caminando por ahí entre el olor de la comida, las conversaciones  apagadas, el trajín cotidiano, de un lluvioso verano.

IMG0489AFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Mi Tita y el abuelo Toribio fueron parteaguas, pareja atípica por no caer en patrones violentos. Toribio era un visionario, qué quería que todos sus hijos e hijas estudiaran. No educó a sus hijas para ser amas de casa, sino que les ofreció elegir una profesión.

Fue un hombre excepcional y sabio. Mis raíces están profundamente unidas a las de ellos. Tita es mi vínculo especial con el todo, el ancla, el punto de partida y también mi punto de retorno.

Quizás por todo eso soy más apegado a esa parte de mi famila, mis raíces fueron enredándose con las de los árboles de duraznos, granados, mandarinas. También me son familiares los sonidos de los animales de granja y el trajín de las casas al amanecer y al atardecer.

Algún día volveré a la tierra, no a la misma, sino una al sur, muy al sur. Plena de agua, libre de este peso citadino que ahora me llena de retos que afrontar.

Quizás estos recuerdos y estas reflexiones se me desbordan a raíz de este camino de aprendizaje, que me lleva a cuestionarme, donde me salta a la vista que mi vida tiene sentido cuando vuelvo a las raíces de lo que soy, el lugar de origen donde mis ancestros descansan y otros aún viven.

Ahora es esta necesidad de saber qué le doy a la vida, para qué y cómo, aunque las respuestas no son muy claras, pero desde que vacié el baúl de los “sihubiera” tengo más que dar, porque he recibido tanto, es que la vida me ha regalado pruebas muy duras, donde junto con los faes he sufrido, donde me decosntruyo y me reconstruyo, donde debo liberar para poder avanzar, donde mis hermanos y mis padres me han regalado lo que han querido y lo han plasmado en hermosas palabras en forma de cartas que me han ayudado en momentos de oscuridad. También he tenido la oportunidad de hacer esos regalos de palabras a los faes y eso me permite seguir avanzando.

Tita y Toribio, me permitieron aprender que la tierra da en abundancia, que sus manos la cultivaron y obtuvieron muchos frutos, uno de esos frutos soy yo. Del antes que conserva la memoria de todo su amor.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s