Publicado en Tertulianas

Emma y las cuerpas


“Ah, ser en una sola imagen San Sebastián y los arqueros paganos, el espejo cruel y la sátira de quienes todavía esperan algo del espejo, el cuerpo sin mérito alguno y el mérito de observar sin miramientos el cuerpo propio.”

Monsivais, C

”Soy ante todo mi cuerpo y ansío una identidad que me desmitifique”

Poniatowska, E.

palomillayo

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Una no sabe cuánto puede aprender en pocos momentos. Bastó que ella diera algunos tragos al licor, sacara su cuadernillo con sus pensamientos y nos hiciera una evocación de las mujeres de su comunidad popoluca, que por las tardes se refrescaban en los pocillos, con sus pieles curtidas por el sol. Me ví a mi misma en la desnudez de las mujeres grandes, sentada en medio de ese ojo de agua caliente, entre los árboles, en ese instante, la tierra me volvió a latir en medio del pecho.

El lenguaje; nuestro mundo, como herramienta del pensamiento. Entonces: el cuerpo. Pero Emma no se limita y nos habla también de las cuerpas, como el habitáculo en el que estamos aquí y ahora, como el espacio intrínseco e indivisible del ser. Sus palabras van haciéndonos reflexionar sobre estos roles asignados socialmente. A través de esa visión maravillosa de las mujeres, de su quehacer social, cultural, espiritual también reafirmó el éxito de los círculos de mujeres, de los grupos de paganas que regresan a la vida aquello que quedó sepultado en las urbes, de la sanación y de la reconstrucción del vínculo con esta parte femenina.

Sus poemas retan pero no de forma agresiva, sino inteligente y lúdica, nos arrastran entre los dioses griegos y nos gritan con Lilith. Hacen de la sexualidad una sinuosidad, con ese “culo desbordante” vuelto metáfora.

Emma dice que continuamente se reconstruye, se rediseña. Quizás muchas lo hacemos también en diferentes etapas, las Hécate que somos nos permite darnos esa oportunidad y al otro extremo de la mesa, escucho claramente la proclama de: “Debemos dejar de ser ya las Hypatias y volvámonos amazonas” Pienso que en muchas formas oscilamos entre ambas.

Las palabras entonces adquieren otra dinámica, porque también femigran. Si bien la idea era que el conversatorio girara en torno a temas más prácticos, me he quedado dándole una y otra vez vuelta a las cuerpas, a mi propia cuerpa que me envuelve, que siente, que no se limita a unos cuantos centímetros de genitalia sino que es todo un conjunto de piel, nervios, músculos, huesos, fluidos y porqué no, también pálpitos.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s