Publicado en Reflexiones de la Palomilla

El pasado termina en el presente


“Y el cielo está tan gris y las palmeras tan derechas…”

Prada, A.

Momificado, ese fue el término que ella uso. En cuanto terminó la frase, fui sintiendo cómo algo en el pecho ajustaba aún más las vendas que detenían más o menos el torniquete en mi aorta.

¿Cuánto tiempo es normal esto? Preguntó alguien más. Le respondió que dos años. Uff pensé, creo que son 19 días y 500 noches, pero definitivamente lo mío ya supera por mucho esa cifra, casi la triplica.

¡Qué carajos! He hecho de todo por arrancarte de una buena vez de mi cabeza, hasta tengo un listado de palabras conjuro. Nada funciona.

“L” decía algo sobre dignidad. Coincido si fuera del tipo de asuntos en los que la insistencia llega a volver a alguien stalker, en este caso tampoco es así.

Ahora ¿En dónde te reubico? Porque sigues ahí, en medio de la noche, en el silencio ligero, en Adventure Time, en el menú del Sangrons, en la copa de vino. Tu risa sigue siendo eco que vuelve a refrescar las noches y también llega a helarlas de ausencia.

Momificado, así sigue el sentimiento, en un paréntesis que no va a ningún lado.

10945969-rosa-de-los-vientos-en-perspectiva-con-textura-viejo-del-grunge-del-vintage-que-representa-un-simbolFuente de imagen 123RF

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s