Publicado en Mundo faerico

Legado


frascoFuente de imagen: Internet

Me quedo con la música que lleva mi nombre, con Silence, con tu Vesnamedia y las campanas de Tshina y Luna.

Me quedo con las noches de transhumanismo y la entrada a Nowhere que nació contigo.

Me quedo en el umbral de tu cabaña, mientras Mia contiene las lágrimas una vez más.

Me quedo con todos los hechizos, con las pócimas de tu armario, con las largas caminatas alrededor del lago.

Me quedo con los frascos llenos de esa mezcla espesa y violeta del que salían melodías al destaparlas.

Me quedo con el libro de sombras, que dejaste justo sobre la mesa, junto al ventanal que da al campo de fresas.

Me quedo con el sillón desde donde podía observarte metido entre los libros.

Me quedo con Svetozar a tu lado y tu bicicleta oscura.

Me quedo conmigo y tu legado,

con el azul profundo de tus ojos y la tristeza pegada en tus pupilas,

porque la vida y Ded Moroz, a veces deciden congelarme.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s