Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Esta vez no será


“El cielo de las solitarias, hará callada vigilia”

Serrano, M.

Copia de palomilla-WEBFuente de imagen: Cortesía de Brunóf

A veces, vuelven esas ideas, retumbando en la cabeza, como una constante. El dolor aturde, especialmente cuando no puede ser curado por un médico, sino que es de esos dolores emocionales, espirituales o cómo guste llamarle.

La idea de terminar el recorrido en este mundo a veces se vuelve atractiva, cuando estás encerrado en ese estado de crisis. Pero, el suicidio deja secuelas.

¿Acaso tengo derecho de lastimar a los demás sólo porque ya no sé que hacer con esto que cargo? Dejar a las personas que amo, con el estigma de que esta loca se dio piola, no es buena idea. Especialmente para Hada quien está ahí, aún tan cerca.Como explicó la maestra, el error es no pedir ayuda al querer quitarte esa caja negra que te impide ver.

Además les esperaría un duelo complicado de entrada y la red social que podría soportarlos no es fuerte, seguimos siendo islas, cada quien en su distancia. Quizás es buena señal eso de pensar en los demás y no sólo en este aturdimiento que me tiene emocionalmente aterida.

Estos siete meses de darle vueltas y vueltas, cada mañana con el nudo en la garganta y el dolor en el pecho. He tocado fondo otra vez. Tal vez sea momento de sentarme y buscar en el silencio las respuestas. De nuevo “lo correcto” debe redefinirse.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s