Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Ese inconsciente


Han pasado los días y aún no sé que sentir. Afortunadamente la cabeza se me ha enfriado y puedo pensar con más claridad.

Amarré de nuevo el corazón, apreté el torniquete para poder reconstruir las palabras dichas aquella noche, en las que hablé con el inconsciente, que es aún más peligroso, porque no se detiene, porque símplemente dice lo que le parece.

Esta dicotomía entre el odio y el amor, entre la admiración y el desamparo, entre la distancia y diez dígitos. ¿Qué me queda?

La nada y el vacío del que nada tiene y por lo tanto ya nada espera.

MartinStranka
Fuente de imagen: Martin Stranka

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s