Publicado en Poesofando

Tempo: larghetto


El tiempo de las cerezas,

eterno,

piel, tinta-sangre.

Sé que juegas deliberadamente,

no tengo certezas,

mi mente está exhausta.

Camino entre sombras,

abro las fauces,

muestro los colmillos,

hambrienta.

Sudor,

se desliza lentamente,

busco calor, huelo,

rastreo tu cuello.

Hambre,

siempre el hambre,

que lleva tu nombre.

mascarada 2
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s