Publicado en Las que saben, Reflexiones de la Palomilla

Ellas


Cuando llego al límite, es la noche quien me enseña el camino, ahí la Diosa con sus rayos de luna, abre las palabras.

Entonces ellas, todas ellas me acogen en su círculo, mis ancestras que guían mis pasos, de las que provengo, a las que dí la espalda muchas veces. Tengo en mi genética todos sus rostros, todas sus historias mezcladas con las mías.

fuego
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Así que, Elsa, nunca es temprano o tarde, todo llega en el momento justo.

Busqué respuestas desde mi adolescencia, de muchas formas, en varias creencias religiosas. Es verdad que obtuve algunas pistas, pero cuando las encontré a ustedes, supe que mi búsqueda no había sido vana.

Ustedes y ellas, todas son guardianas en mi camino y a la vez, soy también su guardiana. A veces no sé como seguir y me hundo, pero está Hechizera, está Mina, está Nivia, está Valosa, estás tú.

Eso  me recuerda un problema que tuve cuando estaba recién casada. Como me gustan la palabra, el cuento y las historias, le contaba cuentos a un sobrino del que fue mi esposo. Ese pequeño, luego de una sesión de cuentos, una vez me preguntó mi edad y le dije que tenía cientos de años pero que no se me notaban porque era bruja. Me “prohibieron” volver a contarle cuentos.

Otra vez, por esa época, mi marido me envió con mi mamá, para que platicara con ella, porque tenía ideas raras. Mis “ideas raras”,  fueron a raíz de que en ese tiempo tenía una maestra bruja en la facultad que nos enseño muchas cosas valiosas en las clases de inglés que puse en práctica.

Es que desde que recuerdo, hay una vocecilla en mi cabeza que me inquieta, que me habla de lugares imposibles. Y aunque negué mi parte femenina durante décadas, y no entendía porqué había tantas limitantes morales a mi existencia sólo por tener este cuerpo femenino, aprendí a recuperar eso tan valioso que es mi sacralidad.

Así que cuando llego al límite o comienzo a sentirme desamparada, cuando todos mis recursos se han ido (Y como no tengo una luz de Eärendil) busco a mis ancestras, los pilares que me sostienen y que me guían en el sendero, como toda bruja debe hacer.

¡Aho! )O(

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s