Publicado en Las que saben

Bunker de misoginia


“Aún en tiempos de democracias sólidas las personas se hallan multitudinariamente sujetas a diversas formas de dominación en los más vastos niveles del desenvolvimiento humano”
Maisonnave, G.
Venus-Laussel
Fuente de imagen: Cadena ser

En la distancia la extraño, más a ella que es el corazón puro. Porque sé, porque su voz es clara guía de su vida, a lo largo del tiempo, creo que tuvo siempre razón, es preciso reconquistar esa complementación divina y humana, esa de la que nos despojaron sin consideraciones.

¿Cuándo empezó a replicarse en las mujeres ese modo de pensar masculino, esa competencia fierra y destructiva? Aún lo ignoro con certeza, sigo acumulando pistas.  Por eso inicio la búsqueda de mi personalidad.

Es innegable que nuestra cultura actual es muy masculina, muy viril, incluso, algunas replicamos esos roles, ser ma-pa, proveedoras hasta cazadoras y quizás limitamos aspectos femeninos hasta dormirlos o dejarlos en latencia indefinida, por eso la necesidad de ver al pasado y lograr el rescate de esa perspectiva, por eso el escarbar entre los huesos.

Pero qué es lo que hay que hacer, si dentro de esa institución que construímos, llamada familia, existen patrones rígidos. Que si bien se han ido flexibilizando, aún habrá que esperar para romper paradigmas.

Ahí, dentro, el machismo brota en las palabras, en las actitudes. Es inconcebible como se llega a dañar con frase la estructura de una persona en desarrollo, como las palabras marcan de tal manera que se incertan en el inconsciente y brotan al paso de los años, o nunca.

Recuerdo cuando me embaracé de mi Dwende, que me dijeron: “Ahora sí vas a saber lo que es ser mujer”. En alguno o muchos momentos del matrimonio con frases como: “No serías nada, de no ser por mí. O a Hada que le tocó recibir insultos de quien debería ser fuente de protección y amor.

¿Tan lastimada está nuestra feminidad? Hay quienes me han dicho: “Ya supéralo o “Pues si quieren equidad, deberían abrir un instituto del hombre”

A veces, no llegan las respuestas, porque todo este aparato cultural está blindado, como un bunker, bunker de misoginia.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s