Publicado en Las que saben

Conducta herbal


“Como no volví a mirarlo alguna tarde fui a buscarlo y luego de llamar un rato vino a abrir vi su piel verde temprana y su cabello como un matorral de diminutos tallos en abril”

Delgadillo, F.

Ella se sorprendió cuando dije: “Miren, aquí tengo un ajo” quizás eso fue el prefacio / prólogo de una historia. Así fue, hace tantos años. Ese fue mi primer intento por cosechar, era aún muy joven y por más de una década estuve casi convencida de que no servía para eso de cuidar plantas.

Hace unos años, fue Hada la que trajo algunas plantas a casa, su abuela se las había regalado. Otras más fueron de un proyecto de germinación. A cada maceta le puso un nombre y se dedicó con ahínco a cuidarlas. El gusto no duró mucho así que heredé sus bebés sobrevivientes.

Las cosas no iban tan mal, mis plantas de ornato sobrevivieron el invierno y a pesar de mis temores al verlas tan pequeñas y endebles, la primavera fue restableciéndolas.

Una noche invernal de café, este invierno, una idea preconcebida, se tornó realidad. Hechizera de fuego me presentó a una Ayudante de Mago. Ella tenía la idea de iniciar un huerto urbano, porque a pesar de tener casi cuatro años experimentando, no tenía un espacio suficiente para lo que requería, además requería apoyo porque era una labor titánica. Además la Libélula Verde revoloteaba sobre su cabeza y las Palomillas, aunque somos noctámbulas, se nos da eso de alzar las alas.

Así, la noche se fue llenando de ideas, hasta que llegamos al acuerdo de usar mi patio, ella tenía la experiencia, yo el terreno. ¡qué podíamos perder!

Ahora, varios meses después, con aciertos y errores, con almácigos que funcionaron y otros que se fueron y con mi idea  de sanación y reconectarme con las ancianas, tengo algunos logros.

Si bien sigo con esa idea de seguir por las plantas de ornato, ya puedo ver las plántulas que en unos meses podrán comerse.

¿Cuál es el costo? Manos encallecidas, uñas llenas de tierra, raspones, cansancio pero sobre todo un inmenso placer al ver cómo la vida se abre paso cuando nos damos la oportunidad de abrirle un poco las entrañas para que geste. Estoy convencida de que el trabajo conjunto logra grandes cosas, además de que el apoyo incondicional logra que la magia se manifieste.

 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s