Publicado en Tanatos

6. Tanatos: El voluntario adiós


guayasamin1
Oswaldo Guayasamín. Fuente de imagen: Escrituras Felinas

Todos somos suceptibles a tener crisis, éstas se presentan como algún desorden temporal, provocado por causas externas e incontrolables.

Uno de los actos más contundentes, provocados por una crisis, puede ser el suicidio. Este tema sigue siendo aún controversial, sin embargo también debemos tener en cuenta que forma parte de la cultura.

En países con tradiciones judeo – cristianas, se considera un estigma, un pecado, bajo la premisa de que no somos dueños de nuestra existencia, sino sólo la hemos recibido en préstamo / comodato. Mientras que un claro ejemplo de la honorabilidad que presenta una situación así, es en Japón, donde el sepukku es altamente respetado.

El tema presenta muchas aristas. Frosini, V. lo conceptualiza de esta manera:

“El suicidio representa el punto decisivo de encuentro entre la voluntad de vivir y la voluntad de morir, decisivo precisamente en el sentido de que es el sujeto el que decide trasponer el límite atravesando la línea sombría, y que lo hace libremente, al menos si está sano de mente, sin que importen las razones que lo llevan a hacerlo”

En ciertos períodos la cultura occidental, exacerbada por el romanticismo, lo consideraba una forma adecuada “La muerte adquiría de este modo un halo de angustiante belleza y hasta de heroicidad y el darse voluntariamente la muerte se presentaba como una afirmación de fuerza fital, como fruto, no de pasividad, sino de energía espiritual, esto es, como una celebración fúnebre al rito romántico del amor” (Frosini, V.)

De cualquier manera, ya sea el atentar contra la propia vida o lograrlo, representa un tema importante para las personas cercanas. Crea una tensión al cernirse sobre ellos ese halo estigmatizante, por lo que muchas veces el duelo se enmascara y el suicidio de la persona allegada, se vuelve un tema intratable o secreto.

Es importante, que el círculo social, sepa que hubo intento de suicidio o que la persona se suicidó, e incluir en esta explicación aún a los más pequeños, ya que ésto pone un límite claro en la situación e impide que aquellos siempre “bienintencionados” que no faltan, puedan lastimar con comentarios nefastos.

Los profesionales de la salud mental, consideran este tipo de duelos, como complicados y únicamente ellos pueden ofrecer una ayuda efectiva ante tan doloroso proceso, que puede agravarse dependiendo las circunstancias que rodeen el hecho.

Quizás pueda concluir con la importancia de que el personal tanatológico y los profesionales de la salud tanto física, como mental, trabajen en equipo, para poder llevar a los involucrados, por un camino menos sinuoso a lo largo del proceso.

Referencias

Frosini, V. (1997) Derechos humanos y bioética. Colombia. Ed. Temis.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta

 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s